El ligamento redondo del útero: qué es y cómo influye en el dolor abdominal en el embarazo

El dolor abdominal en el embarazo es una molestia habitual, provocado por el ligamento redondo del útero, junto a otras dolencias musculares, como el dolor lumbar, y articulares provocadas por los cambios corporales que sufre la mujer en esta fase de la maternidad.

Generalmente, son de carácter leve, pero en ocasiones pueden alterar considerablemente la calidad de vida diaria. Para que esto no suceda, es fundamental seguir una serie de pautas para cuidar el ligamento redondo del útero, que está directamente vinculado con el dolor abdominal.

Ligamento redondo del utero

¿Cuándo aparece el dolor abdominal en el embarazo?

En el primer trimestre, el dolor abdominal en el embarazo es menos agudo. Por eso, en el caso de aparecer constantemente y con severidad es recomendable acudir al médico lo antes posible.

A partir del segundo trimestre comienzan a manifestarse molestias en la pelvis, columna vertebral y extremidades. Casi el 50% de las embarazadas, a partir del segundo trimestre, sufre un dolor de vientre en el embarazo que irradia hacia las ingles.

En muchas ocasiones, se confunde con las contracciones del útero, ya que puede provocar un dolor abdominal típico de las contracciones.

¿Qué es el ligamento redondo del útero, donde está y cuál es su función?

Qué es el ligamento redondo

El ligamento redondo del útero es un cordón fibroelástico, uno de los ligamentos más largos que sostienen el útero. Tiene una longitud aproximada de 15 centímetros y se extiende desde las esquinas superiores del útero, pasando a través del canal inguinal hasta los labios mayores. Por lo tanto, hay un ligamento redondo del útero a cada lado.

Está formado por tejido muscular fibroso y está inervado por el plexo uterovaginal, constituido por los nervios uterinos procedentes del plexo hipogástrico inferior.

Dónde está el ligamento redondo

Para entender qué es el suelo pélvico, es importante saber que el útero, en su parte inferior, está apoyado en las estructuras fibrosas de la pelvis; como ya os explicamos en artículos anteriores sobre ejercicios para el suelo pélvico.

Cuál es la función del ligamento redondo

En la parte superior, requiere un sistema de suspensión y fijación en la cavidad abdomino-pélvica. El ligamento redondo del útero, junto con el ligamento ancho, son los responsables de mantener el útero suspendido. En el caso de un puente colgante, serían los tensores.

En el embarazo, debido al crecimiento del útero y por el sobrestiramiento de la musculatura abdominal y pélvica, el ligamento redondo tiene que sostener mayor peso y es posible que se sobrestire.

Por este motivo, la influencia de las hormonas que produce el cuerpo durante el embarazo es muy importante. Ya que permiten que el ligamento redondo del útero sea flexible y se estire con la expansión del útero. Es decir, en una mujer que no está embarazada, el ligamento redondo no es capaz de estirarse.

¿Por qué aparece dolor del ligamento redondo?

El dolor del ligamento redondo  en el embarazo normalmente aparece entre las semanas 16 y 20. Se produce debido a la tracción, elongación, sobrestiramiento o contracciones en movimientos bruscos o en cambios de posiciones realizados muy rápido.

Un movimiento brusco puede hacer que el ligamento redondo del útero se contraiga y provoque calambres. Este espasmo irrita a las fibras nerviosas cercanas y provoca un agudo dolor abdominal en el embarazo, que suele durar unos pocos segundos o minutos. Es importante saber que no conlleva ningún riesgo para la vida del bebé.

En el caso de un embarazo con el feto muy grande o embarazo gemelar, el estiramiento del ligamento redondo puede llegar a unos 20 cm de su longitud. Se hace más delgado y más débil, por eso, en estas situaciones puede provocar un dolor constante. Independientemente del movimiento o postura.

¿Cómo actuar para reducir la frecuencia de espasmos del ligamento redondo?

Para prevenir o reducir los síntomas del dolor abdominal en el embarazo provocado por el ligamento redondo del útero os recomendamos:

  • Moverse lentamente, evitar cambios de posiciones bruscos. Especialmente a partir del segundo trimestre del embarazo.
  • Al estornudar, reírse o toser, inclinar el cuerpo ligeramente hacia delante. Esto reduce el dolor en momentos de aumento de la presión abdominal, al reducir con esta posición la tensión del ligamento redondo.
  • Si el dolor se localiza en un lado, acostarse hacia el lado opuesto. Se recomienda colocar una almohada fina debajo del vientre y otra almohada grande entre las piernas para ayudar a aliviar el dolor.
  • Aplicar calor en la zona dolorosa: puede ser agua caliente, compresas de calor o cremas con efecto de calor. Las temperaturas altas reducen los espasmos musculares y relajan el ligamento.
  • Usar fajas de soporte para embarazadas cuando hay que permanecer de pie o sentada más de una hora seguida.
  • Reducir la actividad física en caso del dolor agudo.

¿Cómo prevenir el dolor en el vientre durante el embarazo?

La prevención del dolor del ligamento redondo del útero en el embarazo es posible y muy recomendable. Lo importante es mantener una dieta saludable, ejercitar todo el cuerpo hasta las últimas semanas del embarazo y procurar no aumentar de peso más de 15 kilos a lo largo de la gestación.

En cuanto al entrenamiento, ésta podría ser una guía de ejercicios y hábitos saludables para evitar el dolor abdominal en el embarazo:

  1. Mantén una postura correcta en el trabajo

    En una posición sentada, evita posturas con las piernas cruzadas. Hay que sentarse con la pelvis y la columna en posición neutra. Se trata de sentarse sobre los isquiones (los huesos del culo) y no detrás de ellos. Mantener la columna elongada y no permanecer con la espalda redondeada.

    En la primera foto se muestra la posición incorrecta y el segunda, la correcta con la pelvis neutra.

  2. Ligamento redondo embarazo

    Ligamento redondo

  3. Usa zapatos bajos

    Evitar zapatos con tacón alto a partir del segundo trimestre del embarazo para no exagerar la curvatura lumbar. Además, mientras caminas, estira la columna hacia arriba (como si fueras “creciendo”), mantén los hombros alejados de la cabeza.

    En la primera imagen se muestra la posición incorrecta y en la segunda, la correcta con la columna alargada hacia arriba.

  4. dolor abdominal en el embarazo
    Dolor del ligamento redondo

  5. No doblarse hacia delante para coger cosas del suelo

    Para recoger algo del suelo, es recomendable inclinar el tronco hacia delante manteniendo la columna estirada y flexionar las piernas para así no flexionar la columna.

    En la primera foto se muestra la postura incorrecta y en la segunda la correcta.

  6. dolor de vientre en el embarazo
    Dolor en el vientre durante el embarazo

  7. Practicar ejercicios que tonifican la musculatura abdominal profunda (transverso abdominal) y la musculatura pélvica

    Mantener un buen tono de la musculatura que estabiliza la columna lumbar y la pelvis previene sobrecargas en esa zona y ayuda a mejorar la sujeción y estabilización del útero. Éstos son algunos de los ejercicios que podéis practicar en casa:

    • Báscula pélvica: tumbada boca arriba con las piernas dobladas y brazos estirados hacia el techo. Al inspirar llevar la pelvis hacia delante (anteversión -primera imagen-) arqueando las lumbares. Al exhalar llevar la pelvis hacia atrás (retroversión -segunda imagen-) apoyando las vértebras lumbares en la colchoneta. Repetir 20 veces.
    • bascula pelvica
      bascula pelvica retroversion

    • Puente sobre hombros: tumbada boca arriba, con las piernas dobladas, colocar un balón pequeño (pilates softball) entre las rodillas. Inspirar profundamente y al exhalar presionar el balón y elevar las caderas y la columna (vertebra por vertebra). Inhalar con el tronco elevado y al exhalar bajar (vertebra por vertebra). Notar cómo se activa la musculatura abdominal y pélvica al subir y bajar el tronco. Repetir 8 veces.
      puente sobre hombros
    • Activación del transverso abdominal en posición tumbada de lado: colocar el balón entre las rodillas. Inspirar profundamente y al exhalar presionar la pelota, cerrar las costillas y llevar el ombligo hacia dentro (como si quisieras pegar tu ombligo a la columna lumbar). Repetir 10 veces.
    • Activacion del transverso abdominal

    • El gato enfadado: en una posición a cuatro patas, colocar las rodillas debajo de las caderas y las manos debajo de los hombros. Inspirar con la columna en la posición neutra y al soltar el aire redondear la espalda (llevar la barbilla al esternón y bajar el hueso sacro). Repetir 10 veces. En la primera foto se puede observar la posición en la que tenemos la pelvis neutra y en la segunda la columna flexionada en posición de gato enfadado.
    • el gato enfadado
      posicion del gato enfadado

    • Posición de la rana: tumbarse boca arriba, apoyar los pies en un balón grande (fitball) y llevar las rodillas (separadas) hacia el pecho. Sujetar las rodillas con las manos y tracionarlas hacia fuera. Esta posición nos permite relajar toda la zona que hemos ejercitado, ya que aproxima los puntos de inserción del ligamento redondo y lo relaja.
    • posicion de la rana

Esperemos que este post te haya servido de ayuda en el caso de que padezcas estos dolores abdominales provocados por el ligamento redondo y, en caso de que no, practiques estos ejercicios para prevenirlos.

About the author

Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico e incontinencia urinaria.

Comentarios