Dispareunia: Qué es y cómo combatirla en relaciones sexuales

Dispareunia: Qué es y cómo combatir el dolor que provoca en las relaciones sexuales

Es probable que para algunas de nosotras el término ´dispareunia´ sea desconocido, pero seguramente nos resultan familiares las dolencias que provoca este trastorno.

En post anteriores os hemos hablado sobre: fisioterapia respiratoria y su conexión con el suelo pélvico, ejercicios de pilates para fortalecer el suelo pélvico o la fórmula de combatir el estreñimiento. Ahora os traemos otro artículo interesante para intentar reducir un dolor vaginal que podemos sufrir a lo largo de nuestra vida.

La dispareunia o coitalgia es el dolor que aparece durante las relaciones sexuales. Según los diferentes estudios, 3 de cada 4 mujeres padecen esas molestias a lo largo desu vida sexual. La coitalgia puede llegar tanto antes, durante y después del coito.

No sólo eso, también en cada intervención vaginal como por ejemplo, una revisión ginecológica o el hecho cotidiano de introducirse un tampón.

Suele manifestarse como un dolor localizado en la estructura del suelo pélvico. Esto afecta de forma negativa en la calidad de vida de las mujeres, ya que las molestias aumentan durante y después de la menopausia.

Por desgracia, el dolor vaginal crónico es todavía un tema tabú y muchas mujeres esconden su problema sin saber que ya disponemos de muchas técnicas para poder tratarlo.

dispareunia

Existen tres grados del dolor en relación con la dispareunia:

  • Primer estadio: Existe dolor, pero no imposibilita la penetración vaginal.
  • Segundo estadio: Si el dolor impide a veces la penetración vaginal.
  • Tercer estadio: Cuando el dolor hace imposible por completo la penetración vaginal.

¿Qué provoca la dispareunia? Causas

Las causas de la coitalgia pueden ser varias. Casi la mitad de las pacientes sufre dolor vaginal por causas psicológicas.

  • En el momento de la penetración puede existir una falta de excitación y por tanto, origina una mala lubricación vaginal. El uso de lubricantes podría ser una alternativa a ello.
  • La coitalgia puede producirse también por algún tipo de abuso sexual en el pasado o algún tipo de experiencia traumática como un parto complicado.
  • Por ese mismo motivo, el dolor vaginal podría aparecer por tener mucho miedo al embarazo y a la maternidad.
  • Incluso por el nerviosismo de las primeras relaciones. Hace que la musculatura vaginal sufra una contracción involuntaria y aparezca dicha molestia.

En cualquier caso, se debería acudir a un psicólogo o sexólogo en relación a estos contextos. Ellos serán capaces de ayudarte a buscar la mejor solución. Ellos pueden aconsejarte el uso de dilatadores vaginales, o lubricantes como el Dilatan, entre otros.

En cambio, si es de origen orgánico (muscular, a consecuencia de cirugías…), deberíamos saber que un fisioterapeuta especializado en ginecología nos puede ayudar.

Relación entre la coitalgia y el suelo pélvico

Como ya sabemos, el piso pélvico lo forman músculos, ligamentos y fascias que continuamente ejercen un trabajo: contracciones y relajaciones.

Además, cada cambio postural, cambios de peso, hormonales, o embarazos con parto natural, provocan contracturas, roturas, cambios del tono muscular, descenso o demasiado acortamiento de las fibras del suelo pélvico.

El exceso de trabajo del suelo pélvico, espasmos musculares pueden ser la causa de la dispareunia orgánica.

Tras un parto natural con la episiotomía o un desgarro tenemos una cicatriz que en muchas ocasiones puede hacerse más dura, poco flexible, y puede provocar dolor vaginal. La cicatriz hace que la musculatura de alrededor sea más tensa y presente espasmos patológicos que potencian el dolor.

En otras ocasiones los espasmos musculares pueden ser provocados por:

  • Cirugías en genitales
  • Infección vaginal
  • Exceso de ejercicios de tonificación (mujeres deportistas)
  • Endometriosis
  • Adherencias pélvicas tras cirugías o postparto
  • Cistitis
  • Fibromialgia
  • Casos de úteros en retrogresión o lateroflexión
  • Tumores ováricos
  • Atrapamiento del nervio pudendo
  • Vaginismo
  • Déficit estrogénico
  • Falta de lubricación

La valoración del suelo pélvico como prevención

Es muy importante que se realice una valoración correcta de la musculatura pelviana y de todas las estructuras de la pelvis para conocer la causa del dolor. En esta valoración se exploran todos los músculos pélvicos, su tono, el estado de tensión, la capacidad de la paciente de contraerlos voluntariamente y relajarlos conscientemente, presencia de cicatrices y su profundidad y elasticidad.  

Si existen contracturas, fibrosis, adherencias alrededor de la cicatriz, bandas tensas, o si la paciente no es capaz de relajar su suelo pélvico voluntariamente se planifica el proceso de la rehabilitación. El uso de dispositivos de biofeedback como Epi-No ayuda a ejercitar la musculatura pélvica.

Normalmente, en casos de coitalgia de origen muscular el tratamiento fisioterapéutico consiste en:

  • Aprender a relajar la musculatura pelviana
  • Estiramiento miofascial: intravaginal
  • Masaje perineal
  • Estiramiento de la cicatriz
  • Diatermia: alta frecuencia
  • Ejercicios abdominales hipopresivos
About the author

Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico e incontinencia urinaria.

Comentarios