Causas y rutinas para tratar la ciática en el embarazo

La ciática es una disfunción que puede aparecer en el segundo y/o tercer trimestre del embarazo, cuando las dimensiones de la barriga obligan a la madre a adoptar posturas incorrectas. Estar embarazada no es siempre sinónimo de ciática, de hecho muchas mujeres la confunden con otro tipo de lesiones en la zona sacrolumbar, por eso vamos a recoger en este artículo cómo identificar la ciática, cómo se produce y qué ejercicios sirven para el tratamiento de ciática en el embarazo.

ciática en el embarazo
El método más efectivo para tratar la ciática embarazo es una combinación de masaje, estiramientos y reposo. En casos más graves, cuando el dolor dura más de una semana, hay que acudir a un fisioterapeuta especializado en uroginecología para realizar tratamientos manuales.

Causas más comunes de la ciática

La ciática es una compresión de los nervios espinales: L4, L5 o S1, que forman el nervio ciático (nervio periférico más largo del cuerpo), o una compresión en el trayecto de este nervio.

La causa más común de dicha compresión es una protrusión o una hernia discal de la columna lumbar. En el embarazo, el centro de la gravedad se desplaza hacia delante (por el crecimiento de la barriga) y la columna lumbar aumenta su curvatura (hiperlordosis lumbar). Esto hace que el espacio entre los discos paravertebrales disminuye y puede provocar pinzamientos en las raíces del nervio ciático.

¿Cómo identificar los síntomas de ciática en el embarazo?

Para identificar la ciática, si notas alguno de los siguientes síntomas deberías acudir a un especialista porque es muy probable que la sufras:

  • Dolor intenso en la parte posterior del glúteo, muslo, pantorrilla, llegando a veces hacia el pie.
  • Debilidad de la musculatura de las piernas.
  • Alteraciones de sensibilidad: calambres en una pierna, sensación como si te quemara por dentro.
  • Dolor fuerte en la zona lumbar.

Si antes del embarazo ya has tenido una ciática, dolor lumbar crónico, hernias discales de la columna lumbar, o escoliosis lumbar, deberías cuidar mucho la zona desde las primeras semanas del embarazo y acudir a un fisioterapeuta especializado en uroginecología una vez al mes durante toda la gestación.

¿Cuál es el proceso del tratamiento de ciática en el embarazo?

Los tratamientos que ofrece la fisioterapia son plenamente no-invasivos, es decir, en cualquier mujer embarazada pueden realizarse las técnicas manuales para aliviar el dolor relacionado con la ciática.

El procedimiento a seguir para el tratamiento de ciática es el siguiente:

  1. Primero, la fisioterapeuta realiza una valoración inicial, en la que explora la columna vertebral, la pelvis, la tensión de la musculatura de la espalda… Se realizan unos tests ortopédicos para diagnosticar el problema. En muchas ocasiones, una ciática se confunde con el síndrome piramidal, muy frecuente en embarazo y con sintomatología muy similar a la ciática.
  2. Una vez diagnosticada, se realiza el tratamiento que consiste en:
  • Masaje descontracturante de la zona lumbar, sacro, glúteos y piernas.
  • Estiramientos de toda la cadena posterior del cuerpo (especialmente la zona del músculo cuadrado lumbar, los isquiotibiales y los glúteos).
  • Manipulaciones suaves en casos de bloqueos al nivel de la columna lumbar y del sacro.
  • Reeducación postural.
  • Aprendizaje de los ejercicios que activan la musculatura postural.

Otras rutinas que ayudan a tratar la ciática

  • Reducir la duración de los paseos: caminar a buen ritmo durante el embarazo es muy beneficioso para todo el cuerpo, en cambio con una ciática cualquier actividad de la musculatura de la espalda o de las piernas aumenta el dolor.
  • Estiramientos con un balón pequeño: tumbada boca arriba, coloca un balón pequeño (blando) debajo de la pelvis. Lleva las rodillas (separadas) hacia el pecho y sujétalas con las manos. Permanece en esta posición un rato y deja que toda la parte posterior de la pelvis se estire.

tratamiento ciática

  • Si tienes que viajar en coche, avión o autobús: fragmenta el viaje, detente cada 2 horas o menos y levántate para estirar las piernas. Utiliza un cojín pequeño para apoyar la zona lumbar y sentarte con la pelvis en posición neutra.
  • Realiza masajes con una pelota de tenis (previamente refrescada en la nevera o en el congelador): tumbada boca arriba, coloca la pelota debajo del glúteo y mueve la pelvis masajeando la zona dolorida.
  • Duerme del lado no afectado con un cojín grande entre las piernas: esto permitirá mantener las caderas alineadas y la columna sacrolumbar liberada.
  • Dúchate con agua fría y caliente, ya que el contraste de temperatura baja la tensión muscular.
  • Estira todos los días la zona de la musculatura de glúteos (normalmente esta parte del cuerpo está más afectada en una ciática).

Con estas rutinas para aminorar el dolor de ciática en el embarazo, harán que tu embarazo sea más llevadero. No dudes en consultar con un especialista si no tienes claros tus síntomas o quieres que te aconsejen más ejercicios para el tratamiento.

Cuando lo tengas resuelto y desaparezca el dolor, sólo quedará prepararte para el momento del nacimiento del bebé y recibirle con una gran sonrisa.

About the author

Fisioterapeuta especialista en suelo pélvico e incontinencia urinaria.

Comentarios